Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información
CATÁLOGO PRODUCTOS
Quesos
Pezzana

La idea de fábrica moderna del Caseificio Pezzana es la de combinar tradición y modernidad, sin por eso privar a uno u otro término de sus valores positivos fundamentales. La leche fresca llega a la quesería temprano por la mañana; sólo después de un cuidadoso control se prepara el queso, según las antiguas recetas que llegan de una cultura quesera profundamente arraigada en el territorio de origen. En los últimos años, la empresa ha invertido en la rigurosa selección de las instalaciones y en la capacitación extensa del personal, como también en una fuerte capacidad logística.

Anticacascina

Antica Cascina es una empresa de productos lácteos ubicada en la Región de Emilia Romagna, y está especializada en la producción de queso de cabra a través de la utilización de técnicas tradicionales de maduración del queso. La prioridad de la empresa es la autenticidad de las materias primas, por eso se usan sólo leche fresca y productos naturales. Es una de las empresas más innovadoras del sector y pone mucha atención a los detalles en todas las fases de producción, desde la recogida de la leche hasta el packaging, para garantizar productos de alta calidad.

Casarrigoni

CasArrigoni es una empresa ligada históricamente a la Valtaleggio, donde se dedica a la producción y maduración del queso siguiendo los más estrictos principios de la tradición lechera lombarda. CasArrigoni centra su estrategia en los productos de más alta calidad y en la fase de maduración del queso de acuerdo a los métodos tradicionales. Además, se enfoca en pequeñas producciones de excelencia (como el Taleggio con leche cruda o el Strachitunt), como en la creación de nuevos quesos reconocidos a nivel internacional, entre otros el Roccolo Valtaleggio.

Botalla

Quesos Botalla desde 1947. El queso Botalla nació en los años cuarenta en la ciudad italiana de Biella. La pasión y dedicación a este trabajo llevó a la familia Bonino a mantener con vida la tradición de una profesión que se ocupa del queso en todas sus etapas, desde la creación hasta los condimentos. La estancia de los quesos en cuevas naturales, por un período de tiempo que va de sesenta a más de ciento ochenta días, permite a los artesanos de Botalla de afinar y mejorar el producto.